Últimos Artículos de Actualidad

Sigue la actualidad del sector agroalimentario y de las actividades y eventos relacionados con el colegio

La salud de los árboles monumentales de Murcia se controlará con ayuda de ultrasonidos y láseres

El Ayuntamiento activa un plan que apuesta por la plantación de 100.000 ejemplares antes de 2030

«Las ciudades con éxito en el futuro serán las que consigan un equilibrio inteligente entre los diferentes componentes de la siguiente trilogía urbana: competitividad económica, cohesión social y sostenibilidad ambiental». José Ballesta, alcalde de Murcia, señaló con estas palabras el importante paso que afronta la ciudad con un plan que marcará la planificación urbana, medioambiental y paisajística a lo largo de la próxima década. Lo hizo ayer con motivo de la celebración de la I Jornada del Árbol, cuyo acto principal se desarrolló en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento. Además de contar con la presencia del concejal de Desarrollo Urbano y Modernización, José Guillén, asistieron algunos de los principales especialistas españoles, responsables públicos y técnicos en materia de arboricultura.

Durante su intervención, el primer edil presentó la Estrategia Foresta Urbana 2030 del Ayuntamiento de Murcia, la hoja de ruta que permitirá duplicar el número de árboles existentes en el conjunto del municipio, hasta alcanzar los 200.000 ejemplares. «Murcia cuenta en la actualidad con cerca de 4 millones de metros cuadrados de zonas verdes y 116.000 árboles», añadió el regidor.

Para alcanzar tales objetivos se acometerá la plantación de 100.000 nuevos árboles, que se van a distribuir a través de distintos proyectos estratégicos, como el 'Murcia Río II', que acogerá el 50% de las nuevas plantaciones, 50.000 árboles que se extenderán a lo largo de 27 kilómetros del cauce y por catorce pedanías, en los nuevos grandes parques metropolitanos, zonas de estancia y meandros.

Los técnicos abogan por variedades autóctonas, de hoja caduca, que se adaptan mejor «a las particularidades térmicas» del municipio

Los parques y jardines recibirán el 20% de las plantaciones, mientras que las reforestaciones en áreas de monte y huerta supondrán un 10%. Las vías verdes, otro 10%, y las alineaciones en pedanías, el 10% restante, fundamentalmente árboles a pie de calle, que se alzan en las calles y avenidas urbanas.

Las plantaciones de la Estrategia Foresta Urbana 2030 responden a cinco líneas estratégicas: mitigación de los efectos del cambio climático y rebajar la emisión de CO2 a la atmósfera, creación de sombra y mejora de la temperatura, propiciar una mayor biodiversidad urbana de especies en el municipio, mejora de la salud y un mayor paisajismo y embellecimiento de la ciudad y pedanías para mejorar la 'marca Murcia'.

El Plan Director del Arbolado, presentado durante la celebración de esta jornada, permitirá además ampliar y completar el diagnóstico de cada uno de los ejemplares que componen el patrimonio arbóreo municipal. El objetivo es conseguir una radiografía exacta del estado de los árboles a través de una auditoría externa. Para llevar a cabo este informe se emplearán diferentes técnicas de última generación, como la revisión por láser, ultrasonidos, georradar y tomógrafo, que ayudarán a analizar la situación de cada uno de los árboles. «El Ayuntamiento realiza un examen exhaustivo a los ejemplares que superan los doce metros de altura, así como a otros 900 árboles catalogados como singulares debido a sus características y antigüedad», destacó Ballesta.

Dentro del Plan Director se creará un protocolo de actuación ante situaciones meteorológicas adversas, siendo las altas temperaturas, las fuertes rachas de viento e incluso las lluvias torrenciales las principales amenazas. En base a estos criterios, las nuevas plantaciones priorizarán las variedades autóctonas, de forma que se adapten bien al clima, a la escasez de agua y «a las particularidades térmicas» del municipio, con especial preferencia por los de hoja caduca. Una apuesta clara por el arbolado de alineación, que proporciona sombra tanto a los viandantes como a los edificios.

Sin olvidar que deberán ser útiles y aportar siempre más de lo que cuesta mantenerlas.

Planificación para sustituir a los 'gigantes' que van muriendo
«El arbolado tiene que ser funcional. Le dedicamos una serie de cuidados y, por lo tanto, dependiendo de cada espacio arbolado, predominarán unas especies u otras. La edad será un factor importante, ya que árboles viejos tendremos pocos, y se hará especial hincapié en los monumentales. Incluso habrá que planificar los sustitutos de estos, ya que son seres vivos y no van a ser eternos. También habrá que definir la cantidad deseable de arbolado en cada espacio, de forma que existirán espacios que serán 'arbolables' y otros que no. Algunos puntos de la ciudad, por sus características, no deberían acoger árboles, aunque fuesen muy pequeños», destacó Enrique Ariza, director técnico de Tecnigral y encargado de la presentación del Plan Director de Arbolado de Murcia. «En cuanto a la selección de futuros ejemplares singulares, habrá que tener en cuenta que posean interés botánico, interés cultural e interés paisajístico», añadió Ariza.

Fuente: laverdad.es